SIN MEDITACIÓN NO HAY INNOVACIÓN

Con meditación es más fácil innovar.

SIN MEDITACIÓN NO HAY INNOVACIÓN

¿Por qué creo que sin meditación no hay innovación? Pues muy sencillo,

os voy a poner algunos ejemplos…

 

“¡Eureka!” gritó Arquímedes desde su bañera de agua caliente. Una chispa iluminó su mente, el problema estaba resuelto (Principio de Arquímedes).

Una siestecita debajo de un manzano es interrumpida por una manzana perezosa que se deja caer sobre la cabeza de Newton. La Ley de Gravitación Universal estaba enunciada en el mismo instante en que se despertó y observó la manzana que le había golpeado.

En un libro de Ken Wilber (Cuestiones Cuánticas) en el que podemos leer textos poco conocidos de grandes científicos, desde Heisenberg a Schrödinger, Einstein o Planck, nos dan a entender que también percibieron ese chispazo que iluminó sus mentes con la solución que permitía resolver aquello que, durante días, meses o años de arduo trabajo, se les resistía.

Recientemente, he visto la película “ El hombre que conocía el infinito”. Nos cuenta la vida del descubridor de la ecuación que describe los agujeros negros, Srinivasa Ramanujan, quien con su infinita modestia, nos dice con toda naturalidad que ve sus ecuaciones desde un estado de atención casi constante que le permite estar en el “ahora” de la realidad que le envuelve. Eso le permite tener una conexión con el infinito que le facilita soluciones brillantes e innovadoras a problemas matemáticos complejos.

Estar relajados en el aquí y ahora…

 

Todo esto me ha llevado a pensar que todos los grandes científicos, músicos, pintores, escultores…, tenían en común que, en muchos casos, manifiestan que “escucharon” la música, “vieron” la pintura, “percibieron” la ecuación, “observaron” el espacio curvándose… En ese momento estaban relajados, en silencio, dormitando, contemplando un paisaje o concentrados observando un microscopio con atención en el instante. Y, como un chispazo, llegó la solución, una innovación se había manifestado.

Si leemos un poco sobre neurociencia vemos que eso que les sucede se llama atención en el ahora. A este estado de atención se le llama también meditación o contemplación, para la que es necesaria que el cerebro esté en estado de baja frecuencia de 12Hz a 0,5Hz.

He recordado también que en 2007 en el encuentro de “Amigos de los árboles” en Barcelona, en la que Al Gore nos asustaba con su documental “Una verdad incómoda” y nos hablaba de la importancia de encontrar soluciones no contaminantes a la movilidad y la energía, así como a la fijación de emisiones de CO2.

En el mismo encuentro, Vandana Shiva remarcó que lo más importante para combatir el cambio climático serían los bosques y que debíamos tener al menos uno en cada ciudad porque en ellas hay demasiado ruido que impide relajarse y pensar en las soluciones a los grandes retos que nos iban a desafiar.

Parece que entre los científicos, los ecologistas y los místicos nos están dando las soluciones a nuestros problemas medioambientales, con algo tan simple como contar con bosques que nos proporcionen, oxígeno, agua, nos fijen el CO2…, es decir, que nos ofrezcan aire puro, agua pura y silencio donde poder relajarnos del ruido de la ciudad, aprender a meditar y así recibir el chispazo innovador que nos permita encontrar las soluciones a todos los problemas que nos irán surgiendo.

 

Josep Albinyana
Solución CO2zero

Entradas Recientes

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.